Inicio Nacionales La cuesta de enero: The Following, Legit, Banshee y Utopia

La cuesta de enero: The Following, Legit, Banshee y Utopia

0
La cuesta de enero: The Following, Legit, Banshee y Utopia

Enero me cuesta. Entre las montañas de trabajo que generan 330 alumnos, el frío invernal de Pamplona y lo de dormir poco con el segundo khal (pesó 4,300 el ternerico), reconozco que si hay un mes que odio ahora mismo es enero. Pero para quejarse ya están otros. Los seriéfilos tenemos el  bálsamo de las novedades que llegan. Aquí tapeo en algunas y lanzo un primer garbeo. Eso sí, recuerden: la unidad de una serie es la temporada; hay inicios que desconciertan y pilotos prometedores de historias que luego apestan.

COPE. Morcilla autopromocional va. Los que me seguís por twitter ya lo sabréis, pero lo cuento por aquí para quienes solo se pasen a leer, que ya es bastante. Desde septiembre estoy colaborando en la COPE, en el programa de Javi Nieves. Departimos sobre series durante diez o doce minutos cada dos viernes, a eso de las 11.30. Estáis invitados a sintonizarnos.

The Following (FOX/TNT España). Veo que el piloto ha gustado mucho, pero a mí me dejó algo frío. No por la manía del crítico de despreciar lo popular (recuerden aquel gag de Faemino y Cansado: un tipo que se quería suicidar porque era crítico de cine… ¡y le gustaban las mismas películas que a todo el mundo!). Creo que no soy sospechoso: desde aquí he reivindicado Supernatural, Friday Night Lights o Downton Abbey; en breve le dedicaré un post a Arrow. ¡Si soy un populista, qué leches! Entonces, ¿por qué me dejó a cero grados la carnicería de Kevin Bacon? No hay duda de que el thriller psicológico de la FOX está bien ejecutado y maneja con punzón su apuesta truculenta. Pero en todo momento te restriega una sensación de déjà-vu, de artificio prefabricado, de terror de laboratorio. Además, entre las premisas narrativas de la serie hay una que me molesta especialmente como espectador: cualquier personaje (¡cualquiera, así de chachi piruli es el psycho-killer protagonista!) puede ser de los malos, lo que promete una cantidad considerable de conejos en la chistera.

Para saber más: “Sustos, paranoia y Kevin Bacon“, por Alberto Rey.

Pinche aquí para ver el vídeo

Legit (FX). Mis dificultades con el humor de cable no son nuevas. Legit las pone todas sobre la mesa, con ese acento australiano y porreta que recuerda a Wilfred, otra fumada de la casa. Con su escenario moribundo, sus tramas prostibularias y su crudeza escatológica, Legit podría pasar por comedia british, siempre a contrapelo de la corrección política y el humor blanco. Además, no tengo ni pajolera idea de los méritos de Jim Jefferies, por lo que reírme, lo que se dice reírme, poquito. Solo con el gran DJ Qualls y el gag de la corredora y el perro. Y, sin embargo, Legit tiene “algo”. Lo vi claro en el cierre del segundo capítulo: ese destello humanista y tierno que se esconde tras la última curva, en los minutos finales. Ese “algo” que me costó descubrir en la ahora grandiosa Louie. ¿Y si Legit cogiera el testigo?

Para saber más: “Legit (FX): Soy un ‘buen’ tío“, por Satrian.

Pinche aquí para ver el vídeo

Banshee (Cinemax). Está clara la ecuación: True Blood + The Riches + Único testigo. De la primera, Alan Ball rescata el pueblo pequeño y un travesti; de la segunda la suplantación de la identidad; de la tercera los Amish. Ahora bien, este sheriff Lucas Hood no le duraría más de tres asaltos a Raylan Givens. Es la diferencia entre ser duro y hacérselo. Que sí, que Lucas Hood es un revientanucas, vale, pero el problema está en la concepción de la serie. Carece de la autenticidad -denominación de origen- que sí destilan las andanzas en Harlan County. El piloto es prometedor (y Banshee se hace tan entretenida como gratuita), pero la imagen de marca de la cadena lastra el guión. Esto es cable premium -Cinemax está intentado, como han hecho con éxito tantas otras cadenas, reforzar su imagen de marca a través de las ficciones- y, por tanto, hay que rebanar dedos, crujir huesos y jadear salvajamente en varios aquí-te-pillo-aquí-te-mato. Ouch. Esa tosquedad infecta rápido la historia y, ay, el segundo capítulo ha sido muuucho peor que el primero. No sé yo, francamente, si tantas ganas de epatar se sostienen por sí mismas.

Para saber más: “Empacho argumental“, por Mr. Hyde.

Pinche aquí para ver el vídeo

Utopia (Channel 4). Desde que la vi me siguen escociendo los ojos, vale. Tiene ese especia Channel 4 tan aromática y refrescante pero, vaya, la trama es bastante aburrida. Con la de cosas que hay para ver, a esta búsqueda del Santro Grial del Cómic Conspiranoico le falta gancho y guindilla. Estilizada, electrónica, enigmática, fría y, sobre todo, oscura, muy oscura. Huele a una de esas propuestas que será de culto… o no será.

Para saber más: “El cómic de Foucault“, por Mr. MacGuffin.

Pinche aquí para ver el vídeo

¿Lo mejor? Que aún quedan por llegar los dos estrenos más prometedores: House of Cards y The Americans. Enero está superado, qué narices.

Diamantes en serie

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí